domingo, 22 de junio de 2014

"Hijo"

 No hay arado que se compare
con las fuerzas de mis brazos,
de mis manos,
de mis uñas de mujer,
yo que fui hasta las entrañas
misma de la tierra en busca de ti.
Tierra mía donde no encontré
semillas, sólo raíces secas
cavé hasta el fondo,
lo profundo,
llegué a quemarme con el magma
que corría dentro y aún así continúe buscándote.
Hoy te espero en mi
campo florido,
en mi útero reverdecido
a que llegues así pueda decirte que:
                                         ..."No hay arado
                                        que se compare con las 
                                        fuerzas de mis brazos,
                                        de mis manos para
                                        AMARTE..."
Autora: Adriana Comán 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada